Decálogo de propuestas MTP

 Karl Jilg, por encargo de la DGT de su país Suecia

Karl Jilg, por encargo de la DGT de su país Suecia

PROPUESTAS DE MADRID EN TRANSPORTE PÚBLICO ANTE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS

 La celebración de las próximas elecciones municipales y autonómicas de 2015 es una gran ocasión para que todos los actores sociales implicados (colectivos sociales y ecologistas, asociaciones vecinales, partidos, sindicatos, plataformas, etc.), y la sociedad en general, reflexionen sobre la necesidad de disponer de un transporte público colectivo de calidad y accesible a toda la ciudadanía madrileña.

 A día de hoy esto es lo que nos encontramos:

 Menor frecuencia de paso en Metro, EMT, Cercanías e Interurbanos, supresión de líneas en EMT, retrasos, averías, largas esperas, escaleras y ascensores rotos, viajeros apretados, exceso de calor en los coches, suciedad en aumento y mayor inseguridad,… todo esto con un aumento medio de las tarifas cercano al 25% en los últimos 5 años.

 El transporte público madrileño (EMT, Metro, Cercanías, Autobuses Interurbanos) se encuentra gravemente amenazado. Al igual que otros servicios públicos, está siendo sometido a duros recortes que afectan a las personas que lo utilizan. Todos/as somos conscientes de cómo se ha deteriorado el servicio en los últimos años la vez que ha seguido encareciéndose.

 El encarecimiento y los recortes expulsan a muchas personas hacia el vehículo privado o los deja sin transporte, al no poder pagarlo, lo que “justifica” nuevos recortes y subidas tarifarias, provocando una espiral destructiva que forma parte de una estrategia de privatización parcial o total del servicio.

El Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid durante años han llevado a cabo una política de transporte despilfarradora, al servicio del automóvil privado, de las grandes constructoras y de la especulación urbanística, creando una deuda inmensa, cuya nefastas consecuencias pretende hacer recaer sobre las personas que utilizan y trabajan en el transporte público colectivo.

 Por el contrario, lo que necesitamos es un transporte público al servicio de las necesidades de movilidad de la población, con la mayor equidad social y el menor coste ambiental y económico.

 Por ello, Madrid en Transporte Público ha elaborado una serie de propuestas que creemos pueden ser asumidas por todos aquellos partidos, plataformas y coaliciones políticas que apuesten por una política de transporte y movilidad radicalmente diferente de la actual, una política de transporte que priorice los medios de transporte público colectivos y los no motorizados (marcha a pie y en bicicleta), una política de transporte que puede ayudar en la consecución de un modelo de ciudad más sostenible ambientalmente y más justa socialmente.

 COMPROMISOS PROPUESTOS

Madrid en Transporte Público reclama una nueva política de transportes por parte del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid, cuya piedra angular sea el mantenimiento de un sistema de transporte público colectivo accesible y de calidad. Para ello resulta fundamental que la política de movilidad en la Comunidad de Madrid no segregue la gestión del transporte público de la del tráfico motorizado privado, y que los problemas de financiación no se resuelvan de forma separada, sino de forma conjunta, transfiriendo recursos de los medios más contaminantes, con mayor tasa de siniestralidad y consumidores de espacio público, hacia el transporte público colectivo.

 Las premisas en las que debe asentarse esta nueva política son las siguientes:

  •  La propiedad y la gestión del transporte público colectivo han de ser totalmente públicas, garantizando así el derecho a la movilidad de toda la población. Asimismo, debe evitarse el acaparamiento mercantil del transporte público (estaciones, líneas, vehículos, etc.) por parte de multinacionales u entidades de índole privada, como es el caso de la estación de Sol por Vodafone.
  •  Modificar las tarifas actuales en función de perfiles socio-económicos, de la situación laboral, familiar y la edad, incorporando:

 o Un Abono Social para personas desempleadas y sin recursos, es decir, para aquellos colectivos más afectados por la crisis que ahora no tienen posibilidad de acceder a este servicio

 o Un Abono Joven 30/30/30 (30 días, 30€, hasta 30 años) valido para toda la Comunidad de Madrid

 o Elevar la edad de gratuidad hasta los 13 años

 o El Abono para Tercera Edad desde los 61 años en caso de jubilación anticipada

  •  Recuperar los servicios suprimidos por los recortes (accesos al metro cerrados, servicios de búho metro nocturnos, líneas y número de vehículos,…), proporcionando servicio a zonas donde hoy no llega o es insuficiente (poblaciones, polígonos, hospitales,…), teniendo en cuenta las necesidades reales de movilidad de la población.
  •  Proporcionar un servicio de calidad, con la contratación del personal necesario para ello en Metro, Bus y Cercanías, respetando el cumplimiento de los convenios de los/as trabajadores/as, el mantenimiento de sus derechos laborales y de las plantillas.
  •  Mejorar la ruinosa y opaca gestión del Consorcio Regional de Transportes de Madrid, manteniendo una total transparencia en las inversiones, justificando las decisiones que se toman y estableciendo un organismo de control ciudadano. De esta manera se podrá acabar con el derroche innecesario (televisión en el metro, aumento de cargo directivos, deuda de publicidad,…) y adecuar las inversiones que se realicen a cubrir las necesidades de movilidad en base a criterios de equidad social y máxima sostenibilidad ambiental y económica.
  •  Realizar una auditoría ciudadana de la deuda contraída por la construcción de infraestructuras y dotación de servicios de transporte público en la Comunidad de Madrid, para analizar qué partidas no son legítimas y por tanto no deberían devolverse, por haber atendido exclusivamente a intereses de grandes constructoras, inmobiliarias, partidos políticos u otros agentes privados que no buscaban el beneficio colectivo.
  •  Accesibilidad universal, con estaciones y vehículos adaptados y con personal de apoyo para personas con diversidad funcional o movilidad reducida.
  •  Implementar una fiscalidad integral en materia transporte, basada en priorizar las inversiones en transporte público colectivo y en consonancia con la política tarifaria descrita anteriormente. Lo que llevaría a reducir las inversiones destinadas al automóvil y establecer una política fiscal finalista, es decir, que parte de los ingresos autonómicos y/o municipales obtenidos del uso del automóvil se dediquen a financiar un transporte público de calidad.
  •  Suprimir los controles de tipo racista dentro de las instalaciones de Transporte Público.

(decálogo en pdf: http://bit.ly/1GIOGef )

Anuncios

Madrid en Transporte Público reivindica tarifas especiales para personas desempleadas

La plataforma Madrid en Transporte Público ha realizado este domingo una asamblea informativa y una acción de desobediencia civil para pedir tarifas especiales en el transporte público para personas desempleadas.

Tras la asamblea miembros de Madrid en Transporte Público han accedido a autobuses de la EMT, donde las personas desempleadas se han negado a pagar el billete del autobús, coreando “no cobro, no pago”. Además, se han repartido octavillas informativas a los demás pasajeros.

Esta acción se ha llevado a cabo en el aniversario del día en el que Rosa Parks se negó hace 58 años a ceder su asiento a un hombre blanco, lo que desencadenó un movimiento de protesta que acabó con la segregación racial en los autobuses de EEUU. Emulando a Parks, personas desempleadas se han negado a pagar el billete en los autobuses de la EMT, mientras se explicaban los motivos de la acción.

En opinión de Madrid en TRansporte Público las personas desempleadas ven limitada su movilidad por no tener suficientes recursos económicos para desplazarse en transporte público, o también por sufrir redadas racistas en los intercambiadores por su color de piel.

Para la plataforma, que defiende un transporte público más social, deberían reducirse las tarifas actuales y, en ningún caso, incrementarse más, tal y como pretende hacer el Consorcio a finales de este año, así como crearse un abono social para personas desempleadas y con bajos recursos económicos.

Fuentes: EuropaPress y eldiario.es